Clases de Tai Chi

Llámanos al 915 549 276

Clases de Tai Chi

El Taichí es un arte marcial con aplicaciones terapéuticas de origen chino. Año tras año se ha ido extendido por todo el mundo, llegando a millones de personas. El éxito del Taichí se debe en parte a la unión entre el ejercicio físico y el equilibrio mental. El origen de su nombre, taiji, está en una filosofía de las fuerzas del yin y el yang, relacionada con los movimientos.

Debido a su antigüedad no se sabe con total seguridad su origen, pero lo que sí está demostrado es su vinculación con el Taoísmo, una religión oriental con más de 2.500 años de antigüedad cuyo objetivo es la búsqueda del camino o tao.

En el Taichí se practican diferentes ejercicios básicos, como pueden ser movimientos individuales, ejercicios de postura y respiración, y meditación. El ejercicio está representado por uno o varios movimientos o formas, creando secuencias de movimientos que se siguen unos a otros constituyendo una secuencia fluida. La mayoría de los movimientos se hacen de forma individual como si se estuviera luchando frente a un enemigo imaginario.

Beneficios de la práctica del Tai Chi

 

Aunque el Taichí tiene movimientos lentos y suaves, no significa que no tenga beneficios a nivel físico y mental, todo lo contrario. Durante una sesión de Taichí realizas el mismo ejercicio que con cualquier otra actividad física, donde se ejercitarás la musculatura, la flexibilidad o el equilibrio.  La práctica del Taichí conlleva varios beneficios para nuestra salud, entre los que podemos destacar los siguientes:

  • En el Taichí debes memorizar los movimientos, llamados formas, ejercitando de esta forma la memoria, mejorando en cada sesión.
  • Mejora del equilibrio. Durante las sesiones de Taichí se ejercitan diversos músculos con las diferentes posiciones, mejorando así tu equilibrio.
  • Circulación de la sangre y tensión arterial. Sus suaves movimientos favorecen la circulación sanguínea mejorando su distribución por todo el cuerpo y equilibrando la tensión arterial.
  • Sistema digestivo. Los movimientos y la respiración ayudan al sistema digestivo, incluyendo el funcionamiento intestinal.
  • Aumento de la vitalidad. Una de las acciones más importantes del Taichí es la respiración, controlada y dirigida en cada movimiento haciendo que el cuerpo se llene de energía.
  • La realización de Taichí implica mucha concentración, reflexión y orden, cuando lo practicas de forma rutinaria ayuda a que seas más organizado y disciplinado.
  • Mejora tu actitud. Ayuda a equilibrar tus emociones, aprendes a disfrutar más la vida, lo cual hace que seas más tolerante con los inconvenientes que encuentres, tu actitud siempre será más positiva.

Modalidades del Taichí

Dentro del Taichí existen dos modalidades principales. Para saber cuál de ellas debemos practicar tenemos que ser conscientes de nuestra condición física. Las modalidades son:

Taichí Yang: sus movimientos son largos, suaves y un ritmo de respiraciones o de la fuerza que se ejerce controlado y continuo. Es la modalidad más apropiada para principiantes, personas de edad avanzada o con peores condiciones físicas.

Taichí Chen: en esta modalidad se pasa de un estado de relajación a la explosión en un solo movimiento, sin parón entre ambos estados, por lo que esta práctica está más indicada a aquellas personas con una mejor condición física y que hayan alcanzado la disciplina necesaria.

Si quieres darle un giro a tu actividad física y mental no lo dudes, atrévete con el Taichí. En Escuela Gaia podrás encontrar el asesoramiento necesario para empezar con el Taichí. Ponte en contacto con nosotros y asiste a nuestras clases de Taichí.

Horario:

  • Turno: lunes de 19:30 a 20:30h (comienzo en Mayo)

    Precio: 30€

clases de Tai chi en Madrid

Solicita más información

© Escuela Gaia Tel. 915 549 276 Todos los derechos reservados