Mitos de la Osteopatía

Desmontando 5 mitos sobre la osteopatía

Seguramente hayas leído o escuchado alguna vez que la osteopatía no es una ciencia. Cuando un tema no se conoce en profundidad, es posible tener ciertos prejuicios sobre él, sobre todo cuando se lleva a debate su eficacia o su validez científica.

Hoy queremos rebatirte 5 prejuicios por los cuales no irías a un osteópata, para demostrarte porqué realmente sí que deberías visitar a uno alguna vez en la vida.

Mitos de la Osteopatía

Prejuicio 1 – No sé lo que es, no me da confianza

Es razonable que cuando algo no se conoce y no se tiene referencias, o solo se conoce “de oídas”, surjan dudas y reticencias, es por ello que vamos a comenzar por ver un poco de sus orígenes y en que se basa esta disciplina.

La osteopatía surge a finales del siglo XIX, en los Estados Unidos gracias a Andrew Taylor Still, médico y cirujano.En su investigación, puso de manifiesto las interrelaciones que existen entre el sistema músculo-esquelético y los otros sistemas orgánicos, y entre la movilidad y la libertad de esos distintos sistemas y la salud del organismo. Por lo tanto estamos hablando de una disciplina de unos 150 años de antigüedad. En 1874, ya había curado varios casos con la información obtenida de sus investigaciones y decide crear una nueva medicina, la osteopatía.

La osteopatía se basa en la hipótesis de que el inmenso tejido de sostén del cuerpo, llamado fascia, que une todos los elementos del cuerpo humano (huesos, articulaciones, vísceras, glándulas, vasos, nervios), pudiera ser el tejido más importante, y también ser el origen de multitud de patologías cuando se restringe la circulación de los fluidos (sangre, linfa, líquido cefalorraquídeo), al ser los lugares de intercambios que permiten a las células recibir las sustancias que necesitan para vivir y realizar sus funciones. En la osteopatía, el cuerpo es tratado como una unidad y no como un conjunto independiente de órganos y estructuras.

Prejuicio 2 – La osteopatía no tiene validez científica

Si bien es cierto que la osteopatía está reconocida por los países de la Unión Europea de manera desigual, se trata de una profesión sanitaria independiente, reconocida y definida como tal por la Organización Mundial de la Salud.

En el año 2010, la OMS publica el documento “Benchmarks for training in Osteopathy”, como referencia para la formación en osteopatía, en el que se define y se detallan sus principios básicos, la formación que deben tener los profesionales dedicados a esta medicina, y las contraindicaciones de sus técnicas, para garantizar la seguridad de los pacientes. El objetivo de este documento es asegurar que la práctica de la osteopatía alcance unos niveles adecuados de conocimientos y habilidades por parte del profesional que la desarrolla.

Actualmente en España aún no está regulada, pero se encuentra en proceso de evaluación por la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud (RedETS).

A finales de 2015 se publicó la Norma Europea EN 16686:2015 sobre “prestación de asistencia sanitaria en osteopatía” cuya aprobación fue publicada en 2016. En Europa la osteopatía es reconocida en países como Suiza, Francia, Portugal, Finlandia, Islandia, Malta,  Italia, Luxemburgo o Dinamarca. Otros países como Estados Unidos de Norte América, Canadá, Rusia, Australia o Nueva Zelanda, también cuentan con regulación específica de esta profesión. Si quieres conocer mas sobre la situación de la osteopatía en Europa, puedes visitar la web de la Fundación Terapias Naturales.

Por lo tanto, es una medicina complementaria o alternativa, que se encuentra en el camino a ser reconocida como ciencia, y ya cuenta con numerosos estudios relativos a sus beneficios, como podemos leer en este interesante artículo escrito por J. Fermín López Gil, presidente de la Federación de Osteópatas de España (FOE)

Si quieres profundizar sobre la evidencia científica de la osteopatía, te recomendamos esta sección de la web de la Fundación de Terapias Naturales.

Prejuicio 3 – Los osteópatas son una especie de “curanderos” y ponen en juego nuestra salud

Nada mas lejos de la realidad, ya que el osteópata es un profesional altamente formado y cualificado, cuyo fin es encontrar el bienestar global del organismo. Su formación incluye fisiología humana, anatomía y técnicas de valoración y  manipulación, con las cuales consigue aliviar las dolencias de sus pacientes. Los estudios de osteopatía comprenden 4 o 5 años de formación, según la escuela Gaia durante los cuales se estudian:

  • La parte estructural, donde se aprende cada articulación de forma anatómica y funcional, diferenciando los tipos de lesiones que se pueden encontrar y como pueden afectar al resto del cuerpo.
  • La parte visceral, diferenciando las distintas cavidades corporales y su implicación en el aparato musculo esquelético.
  • La parte sacro craneal e impulso rítmico corporal, que proporcionan las herramientas más sutiles.

Las herramientas que se aprenden son poco invasivas pero eficaces, respetando siempre al paciente, incluyendo: masaje de tejidos blandos, movimiento articular, tracción, y técnicas indirectas muy suaves (craneal).

Prejuicio 4 – La osteopatía es dolorosa o conlleva algún peligro para la salud.

Uno de los fundamentos de la osteopatía es no producir dolor, ni tratar de producir crujidos articulares cuando se manipula, no es necesario pasar por ahí. La manipulación del cuerpo se produce siempre respetando las posibilidades de cada paciente, y adaptándose a sus necesidades individuales, de manera que éste se sienta cómodo en todo momento. De hecho, las personas que prueban varias sesiones notan gran mejoría en sus dolores, y cada vez hay mas pacientes agradecidos a este tratamiento. Es interesante este estudio publicado en PubMed sobre la satisfacción del tratamiento osteopático de los pacientes en la Fondazione Santa Lucia Hospital de Roma, un instituto para la investigación y el cuidado de la salud. Recuerda que el osteópata es un profesional que está perfectamente capacitado para llevar a cabo todas las técnicas que utiliza durante la sesión.

Prejuicio 5 – Si hacemos uso de la osteopatía, estamos dejando de lado la medicina convencional o alopática

Esto no es cierto de ninguna manera, ya que la osteopatía es una disciplina que puede aplicarse de manera complementaria a un tratamiento médico instaurado. Su finalidad al combinarlo con el tratamiento habitual prescrito por el médico, es sumar efectos positivos para la recuperación del organismo. Nunca es conveniente abandonar o sustituír el tratamiento prescrito por el médico de cabecera o especialista. Cuando un paciente acude a la consulta del osteópata, el profesional que le atiende evaluará a fondo su situación y tratará siempre de añadir beneficios al tratamiento global. Los tratamientos osteopáticos se enfocan recuperar el equilibrio orgánico, para así conseguir un bienestar global y un cuidado integral de la salud.

Escuela de Osteopatía de Madrid

Esperamos que con estas pinceladas de información se acaben todas tus dudas y tengas una idea mas aproximada a la realidad de la osteopatía. No lo pienses mas y ven a ponerte en manos de nuestros profesionales en Escuela Gaia, Madrid.