Los conflictos emocionales no resueltos pueden provocar enfermedades biológicas graves, según la Nueva Medicina Germánica

“Muchos de nosotros, en un momento u otro, experimentaremos un conflicto y desarrollaremos una enfermedad, pero eso es una parte normal de la vida, no es algo tan malo”, Dr. Hamer

La Nueva Medicina Germánica representa un cambio en nuestra comprensión de lo que comúnmente llamamos enfermedad. Revela que la enfermedad es iniciada por un conflicto biológico, o shock, que ayuda a un individuo en momentos de angustia emocional inesperada. Y no por un mal funcionamiento del organismo.

Según la Nueva Medicina Germánica iniciada por el Dr. Ryke Geerd Hamer, todas las enfermedades se desencadenan a partir de un conflicto biológico no resuelto. En ese momento se pone en marcha un programa diseñado por la naturaleza que afecta a tres niveles en el ser humano: la psique, el cerebro y los órganos.

Cada enfermedad tiene un significado biológico útil. Los conflictos que pueden inducir enfermedades tienen que ver con temas de identidad, separación, abandono, resistencia o ataque.

Ningún remedio y ningún dispositivo en el mundo puede eliminar un conflicto. Resolver un conflicto es también un proceso de aprendizaje y una oportunidad de crecer. La creencia de que podríamos pasar por alto esta oportunidad con remedios o dispositivos de cualquier tipo está encerrada en un paradigma que ignora el profundo aspecto psicológico de la curación.

Orígenes de la Nueva Medicina Germánica

El precursor de la llamada Nueva Medicina Germánica fue el Dr. Ryke Geerd Hamer. Debido a la muerte de su hijo mayor, él y su mujer desarrollaron cáncer. Este hecho le puso sobre la pista de que los conflictos psicológicos no resueltos pueden llevar a la enfermedad.

En aquel tiempo el Dr. Hamer era Jefe de la Unidad Oncológica de la Universidad de Munich, en Alemania. Ahí pudo estudiar a los pacientes de manera sistemática observando las causas, el desarrollo y los procesos de curación del cáncer.

Pero el Dr. Hamer además fue inventor. Creó, entre otros, un escalpelo no traumático que corta 20 veces más fino que una navaja de rasurar, una sierra especial para hueso en cirugía plástica, y una mesa de masaje que se ajusta automáticamente a los contornos del cuerpo.

En 1978 su hijo Dirk muere de un disparo. Al año siguiente le diagnostican a él y su mujer cáncer. Este hecho, unido a su trabajo en clínica, le hizo darse cuenta de que podría estar directamente relacionado a la pérdida inesperada de su hijo.

Sus investigaciones de cientos de escáneres cerebrales de sus pacientes le llevaron a la comprensión de que ciertos conflictos están unidos a áreas específicas del cerebro.

Esto supuso una revolución en la medicina del momento, y aún hoy no está exenta de polémica, pero su influencia se ha extendido por todo el mundo y se aplica en múltiples tipos de tratamientos y terapias.

Las 5 Leyes Biológicas

Hasta la llegada de la tomografía computarizada en la década de 1980, no existía una prueba científica del vínculo mente-cuerpo. Hoy en día, cada conexión se puede documentar a partir de un escáner cerebral con una perfecta previsibilidad.

Este nuevo sistema explica estas conexiones al tiempo que brinda un plan científico para la causa precisa y el alivio previsto de casi todas las enfermedades. La enfermedad ya no es algo que solo nos sucede por casualidad.

Los descubrimientos del Dr. Ryke Geerd Hamer se basan en “5 Leyes Biológicas” que ven la enfermedad a través de su relación con los conflictos no resueltos.

Las 5 Leyes Biológicas hacen referencia a que las enfermedades graves se originan por un acontecimiento inesperado de gran intensidad que es además vivido en soledad. Un mecanismo biológico para descargar una gran tensión mental o emocional.

A partir de aquí se pondrán en marcha diferentes fases de curación de la enfermedad que dependerán de la resolución del conflicto emocional.

Por ejemplo, se establecen algunas relaciones conflicto-enfermedad: Una pérdida territorial o conflicto biológico sexual (angina, infarto de miocardio), un conflicto biológico de separación (eccema, psoriasis, rosácea, herpes), una auto-devaluación (fibromialgia, artritis), pérdida profunda (cáncer testicular, cáncer de ovario), aplastamiento completo (infarto de miocardio), traición con connotaciones sexuales (prostatitis), conflicto de demarcación de límites (infección del tracto urinario, problemas de vejiga), agresión territorial (bronquitis), … y así sucesivamente.

Dado que la identificación y la liberación del conflicto es esencial para la recuperación, hay que ir al momento específico en el que se puso en marcha el programa biológico. La mayoría reconoce exactamente cuándo ocurrió su conflicto, ya que fue un momento sumamente angustioso.

De esta manera, el doctor Hamer contribuyó a ofrecer una nueva mirada hacia la relación enfermedad-conflicto, alejándola de los tratamientos convencionales que únicamente tienen en consideración una causa física de la enfermedad.

19/02/2019
© Escuela Gaia Tel. 915 549 276 Todos los derechos reservados | Aviso legal Política de privacidad y Cookies
Call Now Button